Divine Teachrs — about Themselves

Contents

Nikifor

Fue Sulia Quien nos preparó, en Su sitio de poder favorito en el bosque, para nuestro primer encuentro con el Divino Nikifor.

Le preguntamos a Sulia:

—¿Dónde Nikifor se encarnó la última vez? ¿En Rusia?

Como respuesta, Ella mostró la región del Océano Pacífico en el noroeste de Australia, en las islas cercanas, y luego dijo:

—¡Ahora llega el tiempo para Su trabajo con ustedes!

»No es por casualidad que recientemente han tratado de divulgar la información en esta zona. ¡Es importante que las personas sepan sobre ustedes allí también!

—¿El nombre Nikifor es griego?

—No exactamente. Más tarde este nombre llegó a ser griego o bizantino, pero en realidad es internacional, por lo que no deben tratar de ligarlo con ninguna nacionalidad particular.

Entonces llegamos a Nikifor, a Su zona de trabajo localizada en un espacio abierto en el bosque compuesto de abedules y pinos jóvenes. Nos encontramos dentro de Su gigante Mahadoble que consistía de la Luz Divina Viviente, Sutilísima y Extática.

¡Lo maravilloso de este lugar consiste en el hecho de que, cuando uno sale del bosque a este espacio abierto, se percibe inmediatamente en las vastedades de un océano no material! Otra realidad de la existencia se abre aquí para la vista de una conciencia sutil. Esta realidad se manifiesta como las vastedades oceánicas en las cuales suenan las voces de las gaviotas que planean en círculos sobre un yate blanco. ¡Al mismo tiempo es el Océano de la Luz Divina! ¡La Transparencia purísima y tiernísima de las Profundidades de este Océano, la Calma universal y la Armonía de la Existencia Divina permiten experimentar un éxtasis supremo y la placidez de la existencia en la gran Unidad de las Almas Perfectas fusionadas!

—Dinos, ¿cómo alcanzaste tal Maestría que puedes manifestar las Profundidades del Océano de la Conciencia Primordial en la superficie de la Tierra tan fácilmente?

—Yo crecí en la costa del océano. ¡En medio de sus vastedades Yo asimilaba la Sabiduría Divina! ¡Mi Amor crecía en la libertad e inmensidad y no conocía las fronteras!

»Yo estaba conociendo a Dios sin percibir a las Manifestaciones Individuales del Creador o los Maestros Divinos. En vez de esto, percibía a Dios como el Absoluto, el Único Organismo Multidimensional Cuyo Fundamento está en el estrato primordial, en el Corazón del Absoluto.

»¡Ustedes tuvieron más suerte! ¡Miren cuántos Amigos Divinos, incluyéndome a Mí, tienen!

—¡Cuéntanos, por favor, sobre Ti! ¡Pues es tan valioso saber sobre una posibilidad más de llegar a Dios! ¿Cómo alcanzaste la Divinidad? ¿Cuándo?

—Hace mucho tiempo, en la Atlántida. Posteriormente, Me encarné una vez más en las islas de la región australiana. Eran unas islas grandes que ahora están sumergidas en las profundidades del océano. Allí existía una Escuela del buddhi yoga de un nivel muy alto, semejante a la Escuela egipcia de Ptahhotep. Al principio, Yo era un estudiante en esa Escuela, pero luego llegué a ser un Maestro.

—¿En qué tradiciones espirituales trabajabas?

— Se entendía que Dios es la Conciencia Suprema Unida. Mi misión consistía en enseñar a los practicantes que habían alcanzado el nivel necesario a vivir establemente en el estado del Océano de la Conciencia Primordial. En otras palabras, ¡Mi misión era enseñar a los Mahatmas a ser el Océano del Paramatman!

»Lo mismo les enseñaré a ustedes.

»Reciban Mis recomendaciones:

»¡Es necesario aprender a vivir siempre percibiéndose como el Único Existente “Yo”, el “Yo” de Dios!

»¡Yo soy la Tranquilidad, el Éxtasis, la Ternura y el Poder del Único!

»¡Soy el Amor! ¡Soy la Luz! ¡Soy la Existencia Extática!

»Intenten percibirlo sumergiéndose Conmigo en Mí Mismo Universal, en Mí Mismo Oceánico.

»Ahora sólo Mi Anahata está, el Océano de Mí... O pueden percibirme como una Ola Infinita... No hay nada más ahora que la Infinitud del Creador...

»Y sus totalmente purificados cuerpos se parecen a unas grietas, a través de las cuales pueden percibir el plano material desde el Océano, sin dejar de ser Éste...

—Pero ¿cómo puede uno aprender a no salir de la Unión?

—Pues ¿cómo uno supera cada nuevo escalón del Camino?

»El Océano del Creador es Lo Sutilísimo. ¡Así que, suave y tiernamente, permaneciendo en el estado de una Calma disolvente, aprende a ser Yo!

»El estado del Océano es la Calma tierna y fluida, es el Éxtasis de regalar el Amor.

»Si no logras sumergirte hasta la profundad necesaria directamente desde el anahata de tu cuerpo, prueba usar otros esquemas del trabajo meditativo conocidos por ustedes. Por ejemplo, una conciencia desarrollada como corazón espiritual puede ser expandida fácilmente dentro del volumen de una carpa, y de la misma manera puede ser expandida luego dentro del volumen del planeta, alrededor de éste y así sucesivamente.

»¡Yo existo siempre y por todas partes! ¡Toda la Infinidad de Mí —el Océano Universal del Creador— está separada de la Creación solamente por una “Cortina” muy delgada que uno puede cruzar en cualquier punto del espacio. El Amor penetra fácilmente a través de esta “Cortina” en el Océano de Mí, siendo atraído por el Imán Universal. De esta manera lo que es idéntico se fusiona en Uno Solo; de esta manera funciona la Ley de atracción universal.

»¡Ustedes son idénticos a Mí! ¡Ustedes afluyen al Estrato Más Profundo y se quedan Allí inseparablemente! Pues “¡Las aguas de amor que han afluido al Océano no pueden ser separadas del Océano, y este Océano es Yo!”.

»Pero no es todo.

»Experimenten la Infinitad de este Océano con sus brazos de la conciencia.

»Hay sólo el Océano.

»Este es el Teocentrismo.

»¡Esto es el acostumbrarse a ser el Anahata, el Corazón del Absoluto, el “Yo” Superior Unido, el Océano Solar en El Cual todos, ustedes y Yo, somos Uno!

»¡Quien ha tocado el Océano del Amor trata de alcanzarlo una y otra vez!

»¡Sumergiéndose en Su transparencia, tal persona se une con este Océano!

»¡Entregándose y olvidándose de “sí mismo”, tal alma se disuelve en el Océano!

»¡El corazón que ha podido contener el Océano se convierte en el Océano!

»¡El alma que se ha convertido en el Océano vive la vida del Océano!

—Nikifor, ¿y cuál es el significado de la imagen del yate blanco sobre la superficie del Océano?

—Nosotros tuvimos unos barcos pequeños y ligeros con velas blancas como nieve. En éstos los Mensajeros de la Escuela se dirigían a cada buscador espiritual que, siendo un alma madura, pedía a Dios que le diera el Gran Conocimiento y le enseñara a ayudar a otras personas.

»Tal pedido de un alma lista para la iniciación siempre fue claramente percibido por los Miembros de la Escuela, y un barco se dirigía a este lugar. Los Mensajeros en ropas blancas iban directamente a esta persona encontrándola fácilmente tanto en un palacio como en una pobre choza. Luego a este buscador le repetían textualmente las palabras de su pedido sobre la Gran Iniciación y ofrecían empezar el Camino. Si estaba de acuerdo, subía al barco y se dirigía con todos los demás a la Escuela para conocer allí los escalones más altos del Camino del alma.

»Si esta persona vacilaba, debido a que había recibido tan pronto una respuesta “material” a su pedido, los Mensajeros se quedaban en la orilla esperando por tres días, durante los cuales el buscador podía tomar su decisión.

»Usualmente, durante estos días las personas de alrededores afluían al barco Divino, y nuestros Mensajeros les decían las palabras de la Verdad, regalaban unos mandamientos claros y sencillos y las curaban. Todo esto quedó en la memoria de los pueblos como las leyendas sobre los Dioses Que “bajaron del Cielo”.

»La Escuela estaba situada en una isla y no se relacionaba con ningún Estado. Era autónoma e independiente del mundo externo.

»Al inicio del aprendizaje, se prestaba mucha atención a la pureza de las estructuras energéticas del cuerpo (en el nivel Átmico de sutileza) y al control absoluto sobre las funciones del cuerpo por la conciencia tanto en la esfera emocional-volitiva como en el nivel físico, hasta desarrollar la habilidad de controlar el ritmo cardiaco, la frecuencia respiratoria y el funcionamiento de los órganos internos. Tales ejercicios psicofísicos esperaban a todos los principiantes independientemente de la edad. A la vez con la preparación del cuerpo, se explicaban las verdades sobre la estructura del universo multidimensional, sobre el significado de la vida humana y sobre la naturaleza de Dios.

»Luego llegaba la etapa del buddhi yoga. Todo fue similar a lo que ustedes hacen, salvo que el nivel del desarrollo de los principiantes era mucho más alto, y nuestros escalones iniciales no eran el “primer grado de la escuela”, sino, de una sola vez, el “primer curso de la universidad”, si establecemos una analogía con el mundo moderno.

—¿Cómo es posible actuar en la Tierra sin perder la Unión Contigo?

—Todo depende de dónde procede la acción: de Mí o del «yo» inferior, así como de la finalidad que tiene esta acción.

»Con sus acciones, uno puede acondicionar una “casita” para su “yo” inferior o, por el contrario, hacer Mi Voluntad.

»¡Las acciones conscientes que proceden de Mi Intención y que llevan a cabo esta Intención nunca esclavizarán a nadie, sino, por el contrario, fortalecerán la Unión Conmigo!

—¿Y qué hacer con la necesitad de alimentar el cuerpo, con los diversos quehaceres para mantener la vivienda, etc.?

—¡Debes distinguir entre una simple rotación de la materia en el mundo de la prakriti y las acciones relacionadas con Mi Vida!

»Lo que estás nombrando es simplemente la rotación de la materia en el mundo de la prakriti. Distínguela de las acciones que entran en el mundo de la prakriti desde Mí y que están dirigidas hacia afuera de los límites del mundo de la prakriti.

»¡Vive no sólo por la rotación de la materia en el mundo de la prakriti, sino también por tus aspiraciones y acciones fuera de los límites de este mundo!

»Es incorrecto pensar que a Dios no Le importan tus problemas materiales. No es así.

»Simplemente Yo nunca tengo problemas o fracasos en el mundo material. Y si estás en la Unidad Conmigo, tampoco los tendrás tú.

»Cuando no estás Conmigo, pierdes tus oportunidades escogiendo el tiempo incorrectamente, realizando acciones inoportunamente y así por el estilo. Como resultado, malgastas tu tiempo y fuerzas.

»¡Percibe constantemente el Camino que Yo abro para ti! ¡Recorriéndolo, llegarás al “punto de destino” a tiempo, y allí todo ya estará listo para tu llegada, porque Yo Me encargué de ti!

»En cambio, si uno empieza el Camino sin ser sensible a Mis señales, en la “línea de llegada” le puede esperar tanto éxito como fracaso completo. En otras palabras, allí le esperará su karma.

 

Contents