Pitágoras — Versos de Oro

«¡Conocer la Esencia Divina

es el destino superior del alma

enviada por el Creador a la Tierra!»

Pitágoras


Pitágoras vivió en la Tierra entre los 570-500 años a.C. aproximadamente. Es conocido como un filósofo y matemático griego. Fue un vegetariano estricto. En la ciudad italiana Crotona, que era parte de Grecia en aquel entonces, fundó la Hermandad Pitagórica, una Escuela religioso-filosófica cuya influencia se difundió ampliamente. La meta de la Hermandad era la renovación ética de la sociedad, la purificación de los conceptos religiosos y la transmisión de los métodos secretos del autodesarrollo espiritual a los discípulos dignos de esto. La Hermandad constituía una comunidad monástica compuesta de varones y mujeres que consideraban a Pitágoras como una Encarnación de Dios. La actividad de aquella gran Escuela finalizó debido a la represión salvaje por parte de las personas primitivas.

Pitágoras escribió obras de filosofía, matemáticas, astronomía y música. Por ejemplo, Él ya sabía sobre la esfericidad de la Tierra dentro de la cual permanece el Fuego Central. También enseñaba acerca de la inmortalidad del alma y acerca de su perfeccionamiento gradual durante las encarnaciones.

En la actualidad, Pitágoras se manifiesta como un Representante del Creador, un Maestro Divino no encarnado. La región que Él supervisa es el Mar Mediterráneo y sus alrededores.

* * *

Pitágoras nació en la isla de Samos en el Mar Egeo. Su nacimiento fue predicho por un profeta, a través del cual Dios anunció a Sus padres el nacimiento del muchacho, quien crecería y se volvería muy conocido por Su sabiduría, belleza y grandes obras.

Desde la niñez Pitágoras mostró interés y facultades para la filosofía y otras ciencias. Él aprendió medicina, biología, astronomía y matemáticas, educándose con los científicos famosos de aquel tiempo, también estudió música y pintura. Después continuó Su educación religiosa en Egipto, donde recibió el rango de sacerdote. Más tarde estuvo en Persia en donde continuó estudiando el conocimiento místico.

En la edad madura, Pitágoras fundó Su Escuela espiritual en la ciudad de Crotona. Hemos llegado a conocer acerca del trabajo en aquella Escuela a través de las historias narradas por algunos de Sus grandes Discípulos, Quienes también alcanzaron la Divinidad en la Unión con el Creador gracias a la ayuda de Su Maestro.

* * *

Ahora conozcamos la traducción literaria del texto antiguo Los Versos de Oro de Pitágoras, el cual fue escrito para los discípulos principiantes de Su Escuela.


Versos de Oro de Pitágoras

Preparación

Debes dar sacrificio perfecto a los Dioses Inmortales*, es decir, mantener tu fe, venerar a los grandes héroes y estar en armonía con el mundo que te rodea.

Purificación

Respeta a tu madre y padre y también a tus prójimos.

Elige para ti un amigo verdaderamente sabio, escucha sus consejos y sigue su ejemplo. No te enemistes con aquel amigo por razones insignificantes.

Acuérdate de la ley de causa y efecto en tu vida.

Está dada a ti la posibilidad de superar tus pasiones. ¡Así que doma en ti mismo, con un gran esfuerzo de voluntad, la codicia, la pereza, las pasiones sexuales y el enojo irrazonable!

Sea que estés solo o con personas, ten miedo de hacer algo malo. ¡Guarda tu honor!

Sé siempre justo en tus palabras y actos, siguiendo en éstos a las exigencias de la razón y de la ley.

No olvides que el destino inevitable lleva a todas las personas a la muerte.

Acuérdate que los bienes terrenales se dan fácilmente a las personas y de la misma manera se quitan fácilmente.

En cuanto a los infortunios, que vienen a las personas según sus destinos, debes soportarlos con paciencia dócil. Con todo, esfuérzate por aliviar el dolor en lo posible. Y recuerda que los Dioses Inmortales no dan a las personas pruebas que sean superiores a sus fuerzas.

Las personas tienen muchas posibilidades para elegir. Entre éstas, hay muchas buenas y muchas malas. Por eso hay que examinarlas atentamente con el fin de escoger para sí un camino digno.

Si el error entre las personas prevalece sobre la verdad, el sabio se aparta y espera hasta que la verdad reine de nuevo.

Escucha con atención lo que voy a decir y guárdalo en la memoria:

¡Que no te turben los actos y pensamientos de otras personas! ¡Que no te induzcan a las palabras y los actos dañinos!

¡Escucha los consejos de los demás y reflexiona tú mismo incansablemente! ¡Pues sólo un tonto actúa sin pensar con antelación!

¡Haz sólo aquello que no te suma después en la aflicción y que no te cause remordimientos de conciencia!

¡No oses empezar enseguida el trabajo que no sabes cómo hacer, sino que apréndelo primero! ¡Sólo entonces tendrás éxito!

¡No debes extenuar tu cuerpo! ¡Por el contrario, trata de dar a éste la comida, la bebida y el ejercicio con medida para que se fortalezca sin saber de los excesos ni de la pereza!

Mantén, en lo posible, orden en tu vida. ¡Echa fuera el lujo en todo! Pues éste provoca la envidia en los demás.

¡Ten miedo de ser avaro!

¡Ten miedo también de malversar los bienes como los holgazanes lo hacen!

¡Haz sólo aquello que no te arruine ni ahora ni en el futuro! Por consiguiente, premedita cada uno de tus pasos y actos.

Perfección

Que no llegue el sueño a tus ojos cansados antes de que recuerdes tres veces todos tus actos realizados durante el día. Como un juez imparcial, analízalos preguntándote: «¿Qué de bueno he hecho? ¿Qué no he cumplido de lo que debería haber cumplido?». Así revisa, uno por uno, todos los actos que has realizado en el transcurso del día. ¡Repróchate severamente por las cosas malas que hayas hecho y alégrate por los actos de bondad, así como por los éxitos!

¡Utiliza esta recomendación, reflexiona sobre ésta y trata de seguirla siempre! ¡Pues Mis consejos te acercarán a la Perfección! ¡Y que sea el Garante de esta verdad Aquel Que puso en nosotros la prenda de la Esencia Divina y de la virtud suprema!

¡Antes de poner manos a la obra, dirígete primero a los Dioses con una petición sincera para que con Su ayuda puedas terminar la obra!

Cuando te fortalezcas en este camino, sabrás todo sobre los Dioses Inmortales, sobre las personas, sobre la diferencia que existe entre ellas y sobre Aquel Que las contiene dentro de Sí Mismo siendo su Fundamento. También sabrás que el universo entero es un Todo Único y que en lo Eterno no hay sustancia muerta.

¡Después de conocer esto, ya no te equivocarás más, porque todo te será revelado!

¡Sabrás también que las personas mismas provocan sus desgracias debido a su ignorancia y que eligen libremente sus destinos!

¡Ay de ellas! ¡En su ceguera loca no ven que la felicidad deseada está en su propia profundidad!

¡Hay muy pocos entre nosotros que pueden con sus propios esfuerzos quitarse de encima las aflicciones, pues las personas son ciegas para entender la ley de la formación de sus destinos! Como ruedas, ellas descienden de las montañas llevando la carga del daño que han hecho y de las riñas pasadas, carga que rige invisiblemente sus destinos hasta la muerte.

En lugar de buscar una riña, las personas deben, cuando sea posible, evitarla cediendo sin debate.

Oh, Zeus omnipotente, ¿será que sólo Tú puedes liberar al género humano de las aflicciones mostrándoles la oscuridad de la ignorancia que ciega sus ojos?

A pesar de todo, no hay que perder la esperanza de que las personas se salven de esta oscuridad, pues cada uno tiene la Raíz Divina , y la naturaleza está dispuesta a revelarle los misterios de la existencia. ¡Si tú también penetras en éstos, se cumplirá lo que te estoy prediciendo!

¡Así que sana el alma! ¡Esto te revelará el Camino hacia la Liberación!

¡Y abstente de comer carne! ¡Esto va contra tu naturaleza y obstaculizará tu purificación!

¡Entonces, si quieres liberarte de las cadenas terrenales, sigue esta comprensión superior dada a ti! ¡Que ésta rija tu destino!

¡Y después de transformar completamente el alma, podrás llegar a ser un Dios Inmortal Que aplasta con Su pie a la muerte!