Divine Teachrs — about Themselves

Contents

Odín

—Odín, ¿podemos pedirte contar la historia de Tu Camino espiritual? ¿Cómo llegaste a ser tal como Te conocemos ahora?

—Esto pasó hace mucho tiempo. Yo era un varego, un capitán de un barco de vela mercantil. Las rocas, los vientos, las tormentas de los mares norteños..., todo esto hubo en Mi vida...

»En aquel entonces, Yo aprendía a mantener el rumbo coordinando Mi voluntad con el elemento del océano. Aprendía a permanecer de un modo firme en la cubierta que se movía fuertemente debajo de Mis pies. Unía la fuerza de Mis brazos que sujetaban los obenques y el remo de dirección con la voluntad del océano y con la voluntad de Mi tripulación.

»Yo era un visitante poco frecuente en la tierra firme y aprendí a amarla. Esta tierra lejana y muy esperada era como una suerte, como un regalo de vida, como una recompensa por tu fuerza, valentía y firmeza del espíritu.

»A través de todo esto, desarrollé en aquel entonces tal poder del alma que puede abrir el Camino sabiendo que existen las tormentas, el destino y Dios.

»Yo nunca Le oraba a Él, pero sabía que Él sostiene en Sus Brazos el remo de dirección de Mi vida y de la vida de Mi barco y que tiene derecho a quitar esta vida si Yo giro en una dirección incorrecta. Yo Lo experimentaba a Él de la misma manera como el elemento del océano y del viento, como Mi barco y como los destinos de Mis amigos, quienes Me habían confiado sus vidas. Tanto durante una tormenta como durante la calma, cuando para avanzar se requiere aún más maestría que para sobrevivir en una tormenta, Yo Lo experimentaba a Él. Le confiaba, pero nunca Le “oraba”.

»Luego conocí el amor —la ternura y sutileza del amor que resultó ser superior al poder.

Y Odín mostró la imagen de una bella mujer joven con el cabello largo y claro y una gran ternura en la profundidad de sus ojos luminosos. Esta imagen estuvo envuelta en una calma suave.

Él no dijo nada más sobre esto.

Sin embargo, al igual que el océano guarda una perla en sus profundidades transparentes, este amor yace ahora en las profundidades de esta Alma Divina.

El poderío y la fuerza se transformaron dentro de Él en amor y ternura en aquel entonces.

—Y después de esto, conocí la Unidad —continuó Odín.

Él mostró la imagen de Él Mismo caminando sobre la tierra en la luz matutina del sol. Su cabello claro y un poco ondulado, así como su barba, estaban totalmente blancos. Su cuerpo reflejaba la sabiduría de un anciano, la fuerza de un hombre maduro y la constitución de un joven. La Divinidad, como la luz solar matutina, fluía de Sus ojos. La Calma del Océano era Su Esencia.

Él no se percibía como Su cuerpo, sino que se percibía en todo. Se percibía en la tierra que pisaban Sus pies, se percibía en la luz matutina y en la neblina tierna sobre la superficie lisa de los lagos, se percibía en la calma de las rocas gigantes de granito que se elevaban sobre las aguas y en los pinos esbeltos, a través de cuyas cimas los rayos solares penetraban y se derramaban sobre la superficie del lago... Él era todo esto y al mismo tiempo era el Océano insondable de Luz en la Profundidad debajo de todo. Él era Todo simultáneamente.

Luego Odín mostró Su apariencia actual en la cual se había presentado ante nosotros por primera vez. Él era como una Montaña Que se elevaba desde la Infinidad del Océano de la Conciencia Primordial y Que abría Consigo Misma un paso a las Profundidades del Absoluto multidimensional. Su Rostro, con las matas blancas de pelo parecidas a las crestas de las olas, estaba en la cima de esta Montaña. Sus Brazos debajo de la superficie del Océano sostenían a todos los seres en la Creación llenándolos con la fuerza para crecer, desarrollarse, amar y existir.

—¿Qué consejos podrías darnos acerca de cómo debemos vivir de aquí en adelante?

—¿Cómo deben vivir? Vivan Conmigo, desde Mí. ¡Siembren las semillas de Mi Amor y Conocimiento! ¡Entonces las personas empezarán a buscar la Luz! ¡No enseguida, no todos, pero habrá brotes!

—¿Cómo debemos sembrar?

—Silenciosa y suavemente, como un sembrador que camina por el campo y tira las semillas con un gesto amplio. Luego las lluvias se derramarán sobre la tierra y el sol la calentará. El tiempo paciente correrá...

»¡Habrá brotes!

»¡Ustedes son científicos que trabajan directamente para Dios! ¡Son científicos que Me estudian, que Me sirven y que se sacrifican por Mi causa! ¡Estoy orgulloso de ustedes! ¡Estoy orgulloso, entre otras cosas, de que les ayudé a encontrarme y conocerme!

»¡Vivan con la cabeza levantada!

»Actualmente Su grupo científico es el único en la Tierra que ha logrado éxito en el estudio de Mí. ¡Ustedes no solamente constituyen un colectivo científico progresivo y avanzado, sino también excepcional, sin par en el planeta Tierra!

»¡Reciban por esto Mis felicitaciones!

—Odín, explíquenos, por favor, qué es necesario aprender para permanecer constantemente en la Unidad absoluta.

—¡La base de la Unidad es el Amor! ¡De aquí, hay una meditación muy importante en la cual uno experimenta el Absoluto entero como Su Anahata, como Su Corazón lleno de Amor, dentro del Cual uno sostiene todo, llena todo, controla todo y se experimenta como Todo, y cada átomo en el universo está saturado con Su Amor Divino!

»Yamamata les dijo una vez que en el exterior se ve el Sol que “sale” sobre el océano, pero en el interior sólo está el Océano*...

»¡Y Yo también digo que todo, absolutamente todo visto en el exterior, es Uno Solo en el interior, es el Océano Infinito del Creador, la Unidad del Todo! ¡Todo descansa sobre este Océano! ¡Todo está saturado por la Calma Transparente de Sus Profundidades!

»Todo es el Uno, y en esta Unidad el practicante obtiene la omnisciencia, la omnipresencia y la facultad de controlar todo, incluyendo las partículas pequeñas de Sí Mismo dentro del Sí Mismo Universal, Total.

»¡Y quiero destacar una vez más que sólo a través del Amor es posible conocer la Unidad de todo lo existente!

* * *

—Estoy dispuesto a contarles, por ejemplo, sobre los æsir, como las leyendas e historias escandinavas los llaman. Eran los Atlantes Que se encargaron del destino de los pueblos de la Tierra después de la destrucción del continente Atlántida.

»No eran muy numerosos. La duración de Sus vidas superaba en muchas veces la duración de las vidas de otros humanos que habitaban en la Tierra en aquel entonces. Ellos se quedaban en Sus cuerpos por 300 o 500 años, lo que era normal en los atlantes. La gente los percibía como Dioses Que bajaron de los Cielos y Que gobernaban la Tierra. Ellos venían a este planeta una y otra vez tomando mujeres mortales, y esto ataba a aquellos atlantes al plano material. Sin embargo, cada vez, después de encarnarse nuevamente, Ellos transformaban Su nuevo cuerpo de tal modo que les permitiera otra vez percibir la Divinidad. Siendo las Conciencias Que brillaban como un Sol deslumbrante, Ellos dirigían la vida de la Tierra.

»Yo era uno de Ellos.

»Durante muchas vidas Yo venía a la Creación y luego otra vez unía firmemente la Energía Divina, Que espiritualizaba el plano material, con el Único “Yo”.

»Llegué a ser similar a una Montaña cuyo fundamento es la Infinitad del Océano del Creador y Sus cuestas son el mundo material. ¡Me enraicé en el Océano Divino tan profundamente que incluso pude alcanzar la Unión total en una encarnación varega, en un ambiente donde no había el conocimiento sobre el Creador!

»Ninguno de aquellos Grandes Atlantes esperaba un progreso rápido en la espiritualización de los pueblos de la Tierra. Pues es imposible enseñar el conocimiento superior a las personas que recién han empezado su camino evolutivo en los cuerpos humanos. Las conciencias maduran muy lentamente durante una serie de encarnaciones en estos cuerpos.

—¿Sería necesario que las personas sepan aquello que acabas de contar? ¡Pues la mayoría lo percibirá como cuentos de hadas sin una corroboración documental!

—¡Sí, es necesario! ¡Esto abrirá sus horizontes y permitirá que su pensamiento sobre los intereses pasajeros y mezquinos cambie a una mirada amplia en la profundidad de la historia de la civilización, en el significado de la vida humana en la Tierra! Esto contribuirá a que empiecen a reflexionar sobre la evolución de las conciencias en el universo y sobre los caminos que lo Divino usa para dirigir este proceso. ¡La mirada de las personas dejará de estar dirigida sólo bajo sus pies y se dirigirá a lo ancho, a lo lejos y a lo profundo! ¡El futuro se abrirá para la creatividad, y para cada uno que comprenda el significado de su existencia, habrá trabajo según sus posibilidades en la creación de este futuro!

»Presten atención al hecho de que ahora existe un gran interés de los jóvenes en el género fantástico, los cuentos mágicos y mitos en los cuales las aventuras de los magos entre las personas muestran las posibilidades de la vida de las conciencias, y no solamente de los cuerpos. Es una de las maneras de redirigir los intereses de los jóvenes hacia el mundo del Espíritu.

»Si ustedes empiezan a explicar a las personas sobre esta Realidad de la cual estoy hablando ahora y la que es mucho más interesante que los cuentos, ¡esto permitirá introducir una nueva corriente en el pensamiento de las personas!

»Es necesario crear una página web dedicada a este tema. Pueden incluir allí los materiales sobre Yamamata, Huang Di, Nikifor, Asiris y Sus Escuelas, Pitágoras y, por supuesto, Adler. Muy pronto les daremos más información, y para la primavera podrán publicarla en Internet.

—Pero lo que estamos haciendo tiene muy poca popularidad. Las personas están interesadas sólo en cómo llegar a ser felices, sanos, ricos...

—¡Muy bien! ¡Su siguiente película puede ser El arte de ser feliz!

* * *

—¡Yo ayudé a muchos fineses a llegar a la Morada del Creador! ¡En cambio, a los guerreros rusos los veo por primera vez en este lugar y estoy muy alegre por esto!

»¡Quiero pedir a todos no olvidar la pena del pueblo finlandés, el pueblo que sufrió inocentemente durante la Segunda Guerra Mundial!


¡Llama si alguien te escucha

y te puede comprender!

¡Regala todo lo que puedes y quieres regalar!

¡Ama si el corazón anhela abrazar la Tierra entera!

¡Llamea si la Llama del Fuego,

apareciendo en tu interior, te consume!


¡Crece si el poder del Fuego

fluye a través de ti

como una corriente transparente!

¡Sirve si tus brazos se han fortalecido,

y Mi Sabiduría te exhorta a servir a las personas!


¡Vive! ¡Y que el Fuego de Dios

te llene desde adentro con la Luz de Amor!

¡Llama a las persona hacia Mí! ¡Ama! ¡Llamea!

¡Crece! ¡Regala Mis Enseñanzas y Mí Mismo!

¡Vive Conmigo!

¡Vive desde Mí!

¡Vive para Mí!


—¡Qué importante es el servicio! ¡Es necesario organizar los campamentos de tiendas de campaña, los “mini ashrams”, sobre toda la superficie del planeta para educar a los niños allí!

»¡Informen a los pedagogos de diferentes países a través de Internet! ¡Hagan participar en este trabajo todos sus recursos humanos! ¡Vuelvan a publicar sus libros! ¡Es necesario traducir el libro Trabajo espiritual con los niños a diferentes idiomas!

—¿Y el financiamiento?

—Sí, este asunto no está resuelto todavía. Además, ¡hay que preparar a los instructores!

»¡Esta tierra finlandesa ya es suya de derecho, de derecho de los hijos del Único Padre! ¡Sostengan en sus brazos sus lagos, acaricien las piedras cubiertas de musgo, mezan con el viento las cimas de los pinos!

»Siendo el Creador, Yo lleno todo Conmigo Mismo desde adentro y, siendo el Brahman, acaricio todo desde afuera. Así influyo sobre todo, desde afuera y desde adentro.


¡Recuérdame

para que las blancas matas de pelo*,

como las olas

desde Mis Profundidades Primordiales,

suban en todo lugar donde estés,

y Odín —el Todopoderoso y Eterno—

se eleve como una Montaña,

como un Paso

para las personas a la Morada del Creador!

¡Recuérdame

para que la mirada sea Una,

para que el Corazón Unido

consolide con los brazos

la Calma del Océano!

¡Recuérdalo!

¡No podrás olvidar todo esto,

aquello que te he regalado!

¡Ven a Mis lagos con el Amor,

elévate sobre éstos

siendo un «Sol de Dios»

y resplandece!

 

Contents