Divine Teachrs — about Themselves

Contents

Ngomo

«Cada día es una pequeña vida.»

Maksim Gorki

«Cada vida es un minuto en el camino del alma.»

Ngomo

Conocemos a Ngomo desde hace mucho tiempo. Él fue uno de los primeros Maestros Divinos que participó en la formación y desarrollo de nuestra Escuela.

Él tiene varios lugares favoritos en el bosque.

Este lugar en el bosque de pinos es un pequeño pantano cubierto con una alfombra de musgo verde y suave. Aquí Él nos mostró algunas danzas africanas especiales. Moviendo con suavidad y elegancia Su Cuerpo gigante de la Conciencia, al ritmo de melodías africanas, nos llenó con la alegría y el poder del Amor Divino.

También hay lugares en donde, estando dentro de Sus Mahadobles, extendidos por kilómetros, Él nos ha revelado, año tras año, los secretos para profundizar en el desarrollo espiritual.

—¡Te agradecemos por el Gran Amor, por el conocimiento que nos das! Cuéntanos, por favor, acerca de Ti Mismo: cómo lograste la Divinidad, cómo vives ahora…

—Bueno, escuchen…

»Hace tiempo Yo encarné como un tártaro de Astrakhan y odiaba a los judíos. Luego, de acuerdo con la ley del karma, Yo encarné en un judío en Astrakhan que le temía a los tártaros y los odiaba, así como a los musulmanes. Después de eso Me encarné en el Cáucaso, siendo un azerbaiyano y odiaba a los armenios. Luego fui un armenio odiado por los azerbaiyanos…

»Después de esa pesadilla, hubo una encarnación que Me trajo, luego de mucho tiempo, la Gloria Divina. La encarnación africana no tiene nada que ver con esto: en África Yo Me encarné más tarde, siendo ya Divino.

»También conocí la “Santa Rusia” muy bien… Yo fui un viejo monje en un monasterio Ortodoxo. ¡En esa encarnación Jesús el Cristo Me tocó con Su Ala de Amor y Yo comprendí todo!...

»Sí, Mi Camino espiritual comenzó en Rusia, en la Ortodoxia. Yo dominaba los métodos del hesicasmo en ese entonces.

»Vladimir, ¡tú eres el primero que ha entendido Mi Esencia! ¡Y estoy muy agradecido por esto! ¡Haré todo lo posible para salvar este conocimiento para la gente en la Tierra!

»…Mi camino fue muy largo, porque era necesario pasar por muchos tipos de encarnaciones para limpiarme a Mí Mismo de las cargas del pasado y sólo después fusionarme con el Creador de todo el universo manifestado. De acuerdo con la ley del karma, todo el mal causado por Mí volvió a mi destino… hasta que experimenté todo lo que Yo había deseado a los demás…

»…Una vez viví sobre la orilla del río Volga… Yo era un barquero. El río me enseñó mucho… Yo transportaba gente de una orilla a la otra. El río llevaba Mi bote; el río Me enseñó la calma y la sabiduría… Yo transporté a mucha gente y aprendí mucho de ellos…

»Te dije una vez que Yo vivía debajo de la “ciudad Grulla”. Pero no debes buscarla en el mapa… Las grullas vivían en el techo de Mi choza y Yo vivía debajo de su ciudad…

»… Quien observa todos los días cómo viven las grullas nunca será una persona de mal. Su vuelo es como una danza: bajan sus largas patas cuando se acercan a la tierra y, balanceándose con sus alas en las corrientes de aire caliente, aterrizan cuidadosamente en el suelo… Su canción durante el vuelo, la canción del alma, no puede compararse con ninguna otra cosa.

»Además una grulla puede, con su pico, hablar sobre el amor. Echa hacia atrás su cabeza, casi hasta tocar su espalda y, con un rápido chasquido, toca el ritmo de la canción para su amada:

»—¡Te amo, Te amo sólo a ti y te amaré por siempre sólo a ti, mi Elegida! ¡Tú serás la madre de mis hijos! ¡Te amo a ti y sólo a ti!

—¿De dónde vienen Tus «meditaciones de las arenas»? ¿Cómo inventaste estas increíbles meditaciones para la transformación de las energías del cuerpo material? ¿Fue mientras estuviste encarnado en África, en el desierto?

—No, la encarnación en África no tiene nada que ver con esto… En cuanto a la arena, era un juego…

»Voy a contarles la historia de un chico que vivía en la orilla del río…

»El niño está sentado cerca del río y juega con arena… arena blanca y tierna se desliza en un flujo suave entre sus dedos… El niño juega y la arena lo disuelve en ella misma. El niño experimenta la movilidad de las energías de la arena y fluye junto con ella. De esta manera él comienza a aprender cómo uno puede ser la Luz Viviente.

»Y de la arena, humedecida con agua, surgen castillos, esculturas y puentes… Este “mundo de arena” se compone de cristales blancos-dorados de arena…En poco tiempo este “mundo” se secará y el viento lo soplará muy lejos…

»Ahora el chico no juega con la arena, él está mirando el río. Con sus ojos sigue a las grullas volando sobre el río, al agua que se dirige hacia el mar… El niño quiere fluir lejos con el agua transparente…

»Si uno mira el agua transparente durante mucho tiempo, el agua comienza a sonar… Alguien le dijo al niño que las personas construyeron una represa que hizo que unas iglesias se inundaran y que ahora el agua del río hace sonar las campanas que la gente no pudo tocar nunca más… Ahora el río toca las campanas para despertar las almas de las personas…

»El niño oye las campanas en el agua transparente… Las aguas transparentes se separan como cortinas… Un antiguo monasterio se encuentra en la orilla del río y las campanas cantan su canción…

»El viejo monje Zosima sonríe en su celda. Es de mañana. Dios se regocija en la mañana y el viejo monje Zosima se regocija en la mañana también… Puesto que Jesús ha estado viviendo en su corazón, el viejo monje Zosima está siempre alegre… Él enciende una lámpara y la calidez cordial se vuelve más brillante en su corazón. Él susurra en silencio palabras de agradecimiento al Señor y Jesús se regocija en el corazón del viejo monje Zosima… Zosima recuerda en sus plegarias a todos los que conoce y a todos los que no tienen, y el amor cordial del viejo monje Zosima fluye como un río…

»…Mira el flujo de agua: el agua transparente limpia la imagen del viejo monje, imagen de Mi pasado, y sólo permanece el río… Del otro lado de cada gota de agua, brilla la Luz más pura… En esta Luz no puedes ver al barquero en el río, ni al viejo monje Zosima, tampoco al famoso escritor que describió el camino del alma en sus libros, ni al Africano Ngomo que habría muerto de tuberculosis si no hubiera recordado que Él y el Océano de la Conciencia Primordial eran Uno…

—Al parecer Tú has mencionado lo que se conoce como «iluminación súbita», ¿verdad?

—Sí.

»Déjenme hablarles sobre esto en detalle.

»El ascenso de cada alma es un camino largo que implica un gran esfuerzo. Como resultado de este esfuerzo, ocurre una completa transformación de la personalidad, pasando del “yo” individual al “Yo” del Creador.

»La manera común de entender el término “iluminación súbita” es una ilusión. Ésta se produce debido al punto de vista estrecho y subjetivo de aquellos que no son capaces de ver más allá de los límites de una encarnación particular.

»¿Cómo es la “iluminación repentina” vista desde los ojos de una persona común? Se parece a esto: “Uno vive una vida ordinaria y de repente, ¡bang!, sucede la iluminación: ¡Todo es Dios!” Sí, puede ser así, pero para unos pocos, para aquellos que en el curso de muchas encarnaciones trabajaron en el “terreno espiritual”. Si “levantamos el velo del pasado” de una de estas almas, entonces veremos que la vida anterior fue suficiente para que el alma logre estar a un pequeño paso de alcanzar la plenitud de la conciencia.

»De esta manera suceden los “milagros” de “iluminación súbita” ¡Todos ellos son creados por Mí! Los milagros, los eventos extraordinarios, son los mejores “anzuelos”, los más “deliciosos cebos” que atraen instantáneamente a las masas de jóvenes almas encarnadas. Algunas veces esto crea la oportunidad de construir otro centro de espiritualidad más en la Tierra, para distraer a la gente del bullicio terrenal, de la depravación, para sembrar en ellos las semillas de la vida dedicada a la búsqueda de la Perfección y al conocimiento del Creador.

»Aquellos que experimentan la “iluminación repentina” no siempre tienen el recuerdo de qué tan largo y duro fue su Camino. Ellos simplemente se sumergen completamente en Mí, en el éxtasis de la Unidad, y a menudo se equivocan al pensar que todas las almas en cualquier momento de su vida pueden alcanzar este estado supremo. Pero esto también es utilizado por Mí. Esta es Mi prueba, Mi acción de reconocimiento que Me permite saber cómo una u otra alma usará tal o cual información.

»Sí, no todos los que “picaron el anzuelo” hacen una buena elección. ¡Esta es una selección natural entre las almas! Yo sólo sugiero el Camino, pero todo desarrollo posterior depende de varios factores, incluyendo las cualidades iniciales del alma. Para algunas personas la declaración “Dios es Todo” instantáneamente se convierte en la fórmula “entonces, ¡Yo soy Dios!” y se convierte en una justificación para todas las manifestaciones del ser inferior, incluso las más feas. Otros, por el contrario, luego de haber oído estas palabras, las perciben como la Ley del Amor: “Dios es Todo” significa que Él está presente en todos y en todo. Por lo tanto, debo tratar a cada forma de vida con amor y respeto. Ese cambio “súbito” en la actitud del alma es el comienzo de su Camino.

»…El destino que te sugiero es siempre una respuesta a tus estados del alma. Si cambias tú mismo como alma, tu destino también cambia.

»…Mi avance no fue rápido. Desde el primer toque de Jesús a la plena Unión con el Creador, pasaron varias encarnaciones…

—¿Por qué de todos Tus nombres en las diferentes encarnaciones elegiste el nombre de Ngomo? ¿Este nombre significa algo especial para Ti?

—El nombre Ngomo significa «Aquel que disuelve a los demás en Sí Mismo», Me gusta porque refleja Mi Esencia.

—Cuéntanos, por favor, sobre aquella encarnación en la que Te uniste para siempre con el Creador.

—Yo era un médico en México. En aquel tiempo Yo ya había conocido al Creador y podía fundirme con Él. Yo amaba mucho a las personas y Me esforzaba por ayudarlas, queriendo servirles de la misma manera en que nuestro Padre Universal lo hace. Y Él Me dio esa oportunidad: Me convertí en un sanador.

»La metodología de trabajo era extremadamente simple. Yo penetraba con Mis Brazos de la Conciencia en el área enferma y limpiaba las partes enfermas, eliminando las secuelas de la enfermedad. Entonces Yo llenaba esta área con un nuevo contenido, con la Luz Átmica pura. Por supuesto, antes de la sanación Yo explicaba a los pacientes el significado de este trabajo. En particular, Yo explicaba que la causa de la enfermedad se encontraba en los vicios del alma. El resultado de estos vicios eran los pecados y, si el paciente aceptaba Mis explicaciones y se arrepentía sinceramente, purificándose a sí mismo, entonces el éxito estaba asegurado: tal persona se sanaba.

»De esta manera fui capaz de ayudar a muchas personas.

»Yo les contaba acerca de Dios, que es nuestro Padre y Madre Universal, les hablaba acerca de cómo nos ama, acerca de Su Gran Paciencia y Cuidado, acerca de Su Ternura y Amor, les explicaba que Él no es un juez castigador, sino que es cariñoso, comprensivo y que nos ama como un padre y que por eso Él puede venir a sus vidas si lo desean con todo su corazón y aspiran a Él.

—¿Y cómo alcanzaste la Divinidad entonces?

—Todo fue muy sencillo. Trabajé por las personas y por Él, olvidándome completamente de «mí mismo». Sólo estaba Él, Su Amor Eterno y aquellos a quienes Él ayudaba a través de Mí.

»En un punto todo esto se unió: desaparecí como un “yo”, y sólo Él permaneció. Él estaba en cada uno de aquellos a quienes Yo continué ayudando. ¡Mi vida se convirtió en Su vida! ¡Y Yo alcancé la Gran Calma!

»Más tarde Yo morí de una muerte natural: Mi cuerpo físico simplemente agotó sus recursos; lo dejé por completo y entré en el Padre.

—Dinos, ¿por qué volviste nuevamente a la Tierra luego de alcanzar la completa Unión con el Padre?

—Yo vine a Mis niños, vistiéndome nuevamente con un cuerpo de carne, con el fin de darles la oportunidad de reconocer y experimentar a sus verdaderos Padres: la Conciencia Pri mordial Universal, Padre y Madre Universal. Yo vine para abrazarlos con el Amor verdadero, la verdadera Ternura y el verdadero Cuidado, para darles el «Pan Celestial»*. Las almas que aceptaron y comieron este «Pan» comenzaron a crecer y a brillar, iluminando desde su interior con la Luz Divina del Amor. Y no importa que sucediera con esa persona después, el recuerdo del Padre permanecía en el alma.

»… Existe una asombrosa cualidad de las conciencias, la habilidad de fusionarse.*

»La conciencia es capaz de fusionarse con otras conciencias y, cuando se funde con la Conciencia del Padre, el Océano de Mí las traga por toda la Eternidad…

»¡El Nirvana es muy simple: primero está el Océano del Uno Primordial en El Cual tú no estás! ¡Después sólo está el “Yo” del Océano, El Cual ya no se divide más en tú y Yo!

 

Contents