Divine Teachrs — about Themselves

Contents

Khem

Una vez en el otoño, estábamos caminando lentamente por un sendero de bosque, admirando la salida del sol que recién había comenzado.

De repente, a la derecha del sendero, vimos a un Mahadoble Divino muy resplandeciente, que consistía del Fuego Divino, y no de la Luz Divina, como es normalmente el caso.

Vimos que el Mahadoble, como resultó, ocupaba una parte del sendero frente a nosotros. Así que, entramos y enseguida experimentamos el Fuego Divino tiernísimo y muy intenso en nuestros cuerpos, especialmente en los anahatas. En estos chakras &mdash, el Extasis Superior, Samadhi nace.

Después de media hora aproximadamente, luego de saciarnos con este estado, empezamos a tratar de conocer más a este Maestro Divino.

Él se llamó Khem y se encarnó en la Atlántida y en el antiguo Egipto, donde ayudó —desde Su nivel Divino— al crecimiento espiritual de los discípulos dignos de esto.

Le pedimos a El:

—?Podemos ir a la colina donde el centro de Su Mahadouble con Su rostro claramente visible puede ser encontrado?

Sin embargo, Él objetó diciendo:

—Lo posponemos para la primavera. En la primavera, cuando la nieve se derrita, ¡vengan! ¡Hasta entonces tienen que prepararse!

Nos resignamos y nos dirigimos a otras zonas de trabajo de otros Maestros Divinos, tales como Adler, Volhva y Eagle. En estos lugares, es posible disolverse en la Calma Transparente (el estado de Turiya de Dios) y «saltar al abismo», donde uno se fusiona con el Océano de Luz Divina para luego salir de esta Luz, llenando la Forma gigante del Mahadoble de Volhva...

Así que, empezamos a prepararnos para la primavera.

* * *

En la primavera, Khem nos dio Su aprobación para empezar el trabajo meditativo en el centro de Su Mahadoble.

Entramos allí y estudiamos la situación. Luego Él comenzó a hablar:

—Dense cuenta de los cambios que han pasado con ustedes durante el invierno. Comprendan que no podían percibirme totalmente en el otoño, ¡pero ahora sí pueden!

Khem comenzó a explicar, y al mismo tiempo mostrar, Sus técnicas favoritas de meditación. Su estado preferido durante Su Encarnación Divina en Egipto y después de ésta fue la Consubstancialidad con el Océano del Fuego Divino. Desde este Fuego Él podía salir con una parte de Él Mismo y dirigirse a la Creación en Forma de una Pirámide gigante que consistía del Fuego.

Así, los discípulos encarnados de Dios que ya eran suficientemente desarrollados para aprender estos estados Divinos, podían entrar en aquella Pirámide en su parte alta para luego llenarla completamente de una manera gradual y unirse con el Océano del Cual esta Pirámide subía. Luego, estos discípulos podían ascender, siendo el Océano de Fuego, hacia el mundo de la materia, incluyendo sus propios cuerpos, y transformar éstos últimos, usando este Fuego Divino.

* * *

En el transcurso de los siguientes meses, Khem nos enseñó los métodos más valiosos de este trabajo y luego nos presentó a otros Maestros Divinos, Cuyos nombres eran Isis y el Maestro M. Ellos, junto con Jesús, Adler, Eagle y Otros, nos enseñan ahora las nuevas técnicas del autoperfeccionamiento.

 

Contents