Divine Teachrs — about Themselves

Contents

Anastasiya

En un acogedor claro del bosque, húmedo por el rocío matutino y bañado con la tierna luz del sol, nos encontramos con las Divinas Anastasiya, Surya y Elizabeth Haich. Estamos en «La Sociedad de las Mujeres Divinas», empapados en Sus Caricias Divinas.

Primero Anastasiya se dirigió a nosotros:

—¿Me entienden mejor ahora? Un servicio «amplio» se diferencia del servicio «estrecho» en el que ustedes han concentrado sus esfuerzos por muchos años.

»Quiero decirles que las personas de las gunas tamas y rajas, tal como ustedes las llaman, no pueden ser dirigidas hacia Dios seriamente de inmediato. Sin embargo, ¡ellos pueden ser dirigidos, aquí en la Tierra, a una vida virtuosa y pura en el recuerdo de Dios! En su nivel de evolución, es necesario que ellos sueñen con lo terrenal. ¡Deben satisfacer sus deseos mundanos! ¡No pueden abandonar esto y dirigir su atención sólo hacia el Cielo!

»Aun así ustedes les sugieren que se entreguen a Dios inmediatamente…

»Ellos aún no están listos para entregarse a Dios; ¡primero necesitan vivir aquí por un largo tiempo y desarrollarse! Necesitan aprender a dar más que a recibir, a dar algo a la Tierra, a las personas, a Dios, sin pensar en ellos mismos sino en los otros…

»Sí, ustedes han hablado de esto en sus libros pero no explican cómo hacerlo.

»Es necesario que al menos ellos planten un árbol: ¡esto ya es dar!

»Si ellos hacen algo que no sea para ellos mismos, incluso si sólo piensan sobre tal acción… ¡entonces aparece la posibilidad de redireccionar las almas desde el infierno hacia la Luz!

»¡El punto más importante del que quiero hablarles es el de introducir el principio de dar! ¡Debe ir junto con la apertura del corazón espiritual y deben sugerir varias maneras diferentes de realizar este principio!

»Piensen cómo quieren realizar esto. Es una falla de su trabajo. Es un punto que olvidaron sugerir a la gente de esas gunas; es por esto que no los siguen…

»¡Ellos necesitan que les sugieran maneras para desarrollarse positivamente! ¡Todos quieren recibir, pero es necesario enseñarles a dar y a crear!

»Es necesario enseñarlo no a unos pocos entre ellos, sino a toda la masa humana desde la cual crecerán las flores de loto. Este es el trabajo que hacen los Avatares en la Tierra…

»Los Avatares vienen y transforman, redirigen grandes masas de almas humanas, cambian la dirección de su movimiento por siglos: desde el mal, al Bien, del odio al Amor… Esto se hace introduciendo el principio de dar.

»¡Aprendan observando cómo lo hace Sathya Sai Baba! Él entrega tanto el conocimiento sobre lo Superior como los preceptos cotidianos para los “niños”; Él crea escuelas y enseña los principios espirituales a los médicos, artistas, políticos. ¡Lo hace a través de Sus seguidores! Es su dar; y todos reciben tareas acordes con sus fuerzas.

»¡Aprendan cómo Dios ayuda a la gente! ¡Y ustedes, también, deberían crear lo nuevo! ¡Se acerca su tiempo!

»…En relación a esto, ¡Me gustaría dar a cada lector de este libro un rayo de amor, su propio rayo!

»Cada persona puede empezar a ayudar a Dios, ayudarlo a transformar lo que es malo. Sin embargo, todos deben comenzar por transformarse a sí mismos, ¡sólo a sí mismos!

»Todos pueden empezar a crear alrededor suyo un pequeño espacio de amor. Es tan simple que todos pueden hacerlo… ¡Deben aprender a brillar con un rayo de amor desde el corazón espiritual!

»Pueden ir al bosque, es mejor hacerlo en primavera, pero cualquier otra estación es buena también. Pueden pararse cerca de un abedul, tocar su tronco con un dedo, acariciar tiernamente este árbol vivo, y sentir un rayo de luz que sale desde su pecho, desde el lugar donde vive el amor. Y luego, acariciar con este rayo de amor el tronco del abedul de la misma manera que con el dedo.

»Luego pueden repetir este ejercicio varias veces para poder sentir realmente el toque.

»Cualquiera puede hacerlo: un niño pequeño, la madre o la abuela del niño; luego el niño puede enseñárselo al padre y al abuelo.

»Todos tienen este rayo; solamente necesitan encender la luz del amor.

»Si no hay un bosque o abedules cerca, pueden acariciar cualquier árbol…

»Después hay que aprender a brillar con este rayo desde cualquier distancia y dar así la ternura a todos los que amas.

»¡Pueden tratar de dar su luz incluso a las flores que crecen en su habitación y comprobar cómo ellas crecen mejor después de eso!

»Pueden tratar de dirigir este rayo a nuestra Tierra y acariciar el planeta con él, dirigiendo el rayo hacia las profundidades: la Tierra también tiene un corazón… Debemos acariciarlo muy suavemente, ¡la Tierra está viva!

»También podemos acariciar a Dios con este rayo y sentir la Dicha Divina como respuesta…

»…¡Los felicito! ¡Estoy muy contenta por su éxito! Me gustaría dar este conocimiento a todas las personas: “¡Todo lo que está a tu alrededor te ama, hombre! ¡De esa manera Dios Padre hizo la Creación! Y si en tu interior hay una respuesta de amor, se da la unión: ¡la separación y el aislamiento desaparecen y son reemplazadas por el Amor a Todo lo que Existe! ¡Todas las energías del universo se armonizan dentro del hombre!”

»Esto puede ser enseñado no sólo a los que están cerca de las Iniciaciones Superiores. ¡Esto debería incluirse en el curso básico de apertura del corazón espiritual!

»¡La Meditación de La Armonía y el Amor del Absoluto debería convertirse en el estado de fondo de cada uno, la manera natural de vivir, la correcta autopercepción del alma!

»¡Todo puede solucionarse al sumergir la conciencia en el corazón espiritual!

»Puedo sugerir varios métodos para los principiantes, para aquellos que quieren ver y experimentar esto pero no lo han logrado aún. Trataré de delinear varios métodos simples y fáciles de implementar que pueden reemplazar los divertimentos usuales de la vida en la ciudad.

»¿Por qué sucede que la gente no puede percibir las cosas más importantes por ellas mismas? Porque desde la niñez no vivieron una vida consciente, ¡están acostumbrados a “alimentarse” de las ideas y emociones de otros! ¡Las ideas y emociones de los otros, que llegan, en particular, a través de la TV y de los reproductores musicales, llenan el vacío interno del alma que se origina a partir de un modo de vida sin conciencia!

»¡Hay que enseñarles a amar, y sólo entonces se abre todo el espectro de la percepción del alma humana!

»Podemos aprender a caminar sobre la Tierra, por ejemplo. Podemos recordar que nuestra Tierra es un alma viviente y simplemente caminar cuidadosamente sobre el cuerpo de la Tierra, sintiendo el contacto de los pies sobre su superficie. Es muy simple; ¡todos pueden hacerlo! Solamente diez minutos de una caminata así pueden resultar en algunos cambios iniciales. Se puede enseñar esto incluso a los niños. Si la gente se hiciera consciente de que la Tierra es un alma viviente, entonces serían más amables y comprensivos, porque se establecería una conexión entre dos almas: entre la pequeña alma humana y el alma gigante de la Tierra. Esta conexión, si logramos sentirla, puede ayudarnos a ser más sanos y felices: ¡es similar al lazo entre una madre y su hijo, conectados por la percepción del amor mutuo!

»… O es posible acostarse en la Tierra con los brazos abiertos, en un estado relajado y tomar conciencia de que volamos en el espacio sobre el planeta llamado Tierra… Si los maestros o parientes hicieran esto junto con los niños y les hablaran acerca del universo, ¡las impresiones de los niños surgidas de esta conversación serían más importantes que las que reciben en los espectáculos de recreación!

»También pasar la noche en el bosque puede dejar impresiones inolvidables si uno se recuesta de esa manera mirando las estrellas…

»También podemos tocar con las manos el agua viviente. El agua tiene propiedades maravillosas; las personas conocen sólo algunas de ellas. Si uno siente que el agua en un río puro o en un lago del bosque está viva, entonces uno puede lavarse a sí mismo y nadar en ella de una manera muy especial.

»Por siglos la gente ha usado el agua para curar: este uso se basa en la cualidad del agua de cambiar su estructura bajo la influencia de la conciencia. Por ejemplo, cuando tocamos con las manos algo viviente, podemos darle nuestro amor… Y al agua también, ella recordará esto por mucho tiempo…

»Podemos bañarnos o nadar interactuando con el hermoso milagro creado por Dios en nuestro planeta, el agua, la cual es uno de los componentes fundamentales de la materia de los organismos vivos. Podemos incluso hablar con el agua y pedirle que purifique y sane nuestros cuerpos. Podemos nadar, sentir el agua con cada célula del cuerpo. ¡De esa manera uno puede aumentar la conciencia, mejorar la salud y recordar este ejercicio como algo muy significativo!

»También podemos bañarnos con la luz del sol. Y esto no significa simplemente exponer el cuerpo a la luz solar: ¡uno debe interactuar con ella! ¡La energía del Sol es tan maravillosa! Existe tanto en el nivel de lo visible como en el nivel de lo que no puede ser visto por el ojo humano; ¡penetra en nuestras profundidades! Uno puede permanecer bajo el flujo de la luz solar como si estuviera debajo de una cascada y realizar el ejercicio latihan. ¡Y esto puede llenarnos de dicha y salud!...

»Por supuesto, uno no debe sugerir a las personas que no están interesadas en la verdad espiritual el dedicar mucho tiempo a tales ejercicios. Para ellas puede ser interesante y útil organizar entrenamientos deportivos en la naturaleza, recolectar hongos, bayas y hierbas medicinales. Podemos saborear los regalos de la naturaleza: bayas, hojas y hierbas que son agradables de comer. ¡Agradezcamos a la naturaleza por estos regalos! ¡Esto también puede sanar nuestros cuerpos y almas! Muchas personas pueden ser atraídas por el aspecto de la sanación, esto es muy bueno al principio.

»Uno puede aprender a recibir la dicha incluso al remover la basura de los lugares donde otras personas contaminaron la belleza de la naturaleza. ¡Esto también es una parte de la ecología que la gente debe aprender!...

»Es en la interacción con los estados armoniosos de la naturaleza viviente, con plantas y animales concretos, donde la gente puede entender con qué gran Amor Dios ha creado todo lo vivo!

 

Contents